Os presentamos un artículo donde se reflexiona sobre el ya clásico estudio de Sulloway, psicólogo y miembro del Instituto de Investigación Social y de la Personalidad de la Universidad de California, en Berkeley (EE.UU.).

Tras un exhaustivo estudio de 250.000 hermanos, se señalan puntos en común en la personalidad de hermanos mayores, hermanos medianos, pequeños e hijos únicos.portdelaselva

El artículo también destaca la complejidad de diferentes factores y no pretende caer en el determinismo simplista que llevaría a suponer que todos los tipos de hermanos son de una manera, sólo por el lugar que ocupan en la familia.

Sí es muy interesante la descripción que hace de cómo cada hermano busca su lugar dentro del sistema familiar, diferenciándose del resto, y a veces en contraposición con los roles ya ocupados por otros miembros del sistema fraterno, y  que nos puede ayudar a entender mejor, tanto nuestro sistema actual como progenitores de uno o varios hijos,  como el lugar que ocupamos en  nuestra familia de origen.

Ahí va: El orden sí importa

Os presentamos una entrevista a Carl Honoré, peridodista, padre y escritor de libros tan sugerentes como “Elogio de la lentitud”, donde denuncia la rapidez devoradora que vivimos en estos tiempos y cómo es el hecho de parar un poco, desacelerar en ciertos momentos en nuestra vida cotidiana, posibilita que podamlimitescomodidados disfrutar muchísimo más de todo lo que hacemos en todos los ámbitos de nuestra vida. Además dedica una parte importante de sus enseñanzas a la educación de los hijos, plasmadas en su libro “Bajo presión” y explica la necesidad de que los padres ayuden a los hijos a vivir su momento vital (jugar, descubrir, preguntar, frustrarse, recuperarse, etc.) en lugar de que dediquen sólo su infancia a ser un proyecto laboral para el futuro.

Además, señala la importancia de los límites para que el niño se sienta seguro, tenga un orden en un mundo lleno de estímulos y de información, tenga unas figuras de referencia que le digan lo que está bien y lo que está mal, que le contengan y pueda descubrir lo que es suyo y lo que no es suyo, que aprenda a sentir y diferenciar sus propios deseos, necesidades, de las de los demás y pueda respetar (y a veces saltarse) los límites… ¡pero que sepa que están ahí!

“Los límites dan seguridad al niño”

fratonolefaltanadaOs presentamos este artículo que subraya la importancia del juego en la niñez, vital para el desarrollo del ser humano en todas sus facetas cognitivas, motrices, emocionales y relacionales. Y para que nuestros niños y niñas se desarrollen jugando, no es tan importante tener un gran cantidad de juguetes, si no más bien dejar que jueguen de una manera espontánea y libre haciendo uso de su increíble imaginación y creatividad.

El artículo recoge también numerosas citas del famoso pedagogo y dibujante italiano Francesco Tonucci, gran defensor de la importancia del juego como gran motor del aprendizaje en la infancia

“Para jugar mucho y bien, hay que tener pocos juguetes”

ordenadorventana

Hoy me he ido de excursión a un centro de Naturaleza con mis alumnos de 5 años. Cuando íbamos en el autobús por una carretera, un niño asoma la cabeza al pasillo y dice “¡cómo mola, parece que estamos en un videojuego!”. Mi compañera y yo nos hemos miramos asombradas y hemos comentado: Para los niños de hoy la realidad se parece a un videojuego y no al revés”.

Después han hecho una ruta andando de 2 horas y media, en las que han corrido, tocado, olido, y visto animales que nunca habían visto antes….por lo menos al natural.

Ni una queja. Aunque en sus carreras, subidas y bajadas de todas las piedras que se encontraban, se cayeran, se levantaban corriendo, no fuera a ser que se perdieran algo.

Ni una pelea, entusiasmados, preguntando, escuchando atentamente lo que se les explicaba de cada animal (¡con lo que me cuesta a mi conseguir su atención en clase!).

 

En cambio, cuando iba encontrando a los distintos grupos para hacer unas fotos, se empeñaban en contarme todos sus descubrimientos:

¿sabes profe? Los jabalís son mamíferos porque he visto como estaban mamando”.

“Hay un águila culebrera que se come serpientes y como no tiene dientes tiene un pico muy fuerte”.

“Mira este bulto que tiene aquí el árbol es porque le va a crecer una rama y se llama yema como la del huevo porque de la yema del huevo crece un pollito o un pajarito, esos no son mamíferos”.

“Si miras al suelo puedes saber que animal ha pasado por las huellas… yo he descubierto las de un lince que no son iguales que las de lobo”

Los monitores del centro nos han dicho que se habían portado fenomenal, ninguno se ha despistado del grupo aunque no iban “controlados”, naturalmente, seguían al monitor. Sólo se ha oído un grito colectivo de entusiasmo cuando el monitor ha pronunciado la palabra “macarrones” Y después a comer-devorar……como auténticos animalillos, sin el “venga, come, no te levantes, no molestes a tu compañero, no hagas guarrerías”.

niñosordofratos

Ya nos volvíamos, después de un rato tirándose por las cuestas rodando,  bebiendo solos en una fuente, buscando piedras “bonitas”, “escalando” alguna que otra roca, cuando una niña me dice: “me encantan las excursiones al campo porque nos pasamos el día jugando”.

 

Y yo pienso, cuantos días, trabajos y esfuerzo me hubiera costado que aprendieran todo lo que hoy han descubierto y ellos sienten que lo único que han hecho es jugar…..

 

Sin duda el avance tecnológico de la era digital ofrece innumerables ventajas, además de estar cambiando la manera de estar en el mundo en muchos aspectos.

apertura-redes-sociales
También las redes sociales, por sus características, acarrean una serie de riesgos, y su prevención están a la orden del día tanto en colegios como en institutos.

Además, el uso y abuso de las redes sociales es uno de los temas que más preocupan a padres y madres en la actualidad.

Cómo ayudar a gestionar y lograr que los niños y adolescentes tengan un uso adecuado de las redes sociales es un objetivo común por parte de toda la comunidad educativa.

La propuesta compartida por los expertos no es la que aboga por vivir en la alarma constante, ni en la demonización, pero sí la de explorar tantos las ventajas como los riesgos promoviendo la prudencia, la prevención y la reflexión crítica.

A continuación, os ofrecemos el video de una campaña chilena de prevención del grooming, que es una forma de acoso a menores en las que un adulto se inventa una identidad para engañar a un adolescente o niño y puede dar lugar a abusos sexuales.

ESTIMADOSPADRESYMADRES

Hoy precisamente les decía a unos padres de una chica de 14 años, “es que la escucháis demasiado” y me miraban desconfiados “¿Pero qué quieres, que no escuchemos a nuestra hija?  y yo les decía que para mí la clave estaba en el demasiado; escuchar demasiado, hacer demasiado caso, exigir demasiado, explicar demasiado, insistir demasiado, preocuparse demasiado…pueda que haga perder una cierta distancia necesaria.

 

“Hoy en día los padres están demasiado preocupados por sus hijos”
fratomundodemierda

Cuentodosniños

Dos niños llevaban toda la mañana patinando sobre un lago helado cuando, de pronto, el hielo se rompió y uno de ellos cayó al agua. La corriente interna lo desplazó unos metros por debajo de la parte helada, por lo que para salvarlo la única opción que había era romper la capa que lo cubría.

Su amigo comenzó a gritar pidiendo ayuda, pero al ver que nadie acudía buscó rápidamente una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas.
Golpeó, golpeó y golpeó hasta que con-siguió abrir una grieta por la que metió el brazo para agarrar a su compañero y salvarlo.

A los pocos minutos, avisados por los vecinos que habían oído los gritos de socorro, llegaron los bomberos.

Cuando les contaron lo ocurrido, no paraban de preguntarse cómo aquel niño tan pequeño había sido capaz de romper una capa de hielo tan gruesa.
-Es imposible que con esas manos lo haya logrado, es imposible, no tiene la fuerza suficiente ¿cómo ha podido conseguirlo? -comentaban entre ellos.

Un anciano que estaba por los alrededores, al escuchar la conversación, se acercó a los bomberos.
-Yo sí sé cómo lo hizo -dijo.
-¿Cómo? -respondieron sorprendidos.
-No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

     

                                              

luznudos (1)

 

Nadie duda ya de que el ser humano es un ser social, es un ser en relación.

Reputados psicólogos, psiquiatras, neuropsicólogos, antropólogos, entre otros, señalan la importancia de las relaciones humanas, tempranas (por el sello que dejan) y posteriores (por las oportunidades que ofrecen) en el desarrollo cerebral, afectivo, cognitivo, motor, en definitiva, en nuestro devenir vital.

Sin embargo, todo ser humano, por muy reputado que sea, también tiene dificultades para sentirse como ser en relación cuando su propia subjetividad se ve afectada. Por eso, tenemos tendencia a protegernos, a defender lo nuestro, cuando sentimos que hay peligro de que nos hagan mucho daño y de ahí que nos cueste tomar perspectiva.

Por eso viene muy bien, muchas veces, que alguien externo a nosotros mismos nos ayude a encender luces, que nos permita ver más allá. Doy fe de ello.

 

Muchos padres y madres, cuando me consultan están muy angustiados. Es una angustia amorosa, porque hay mucho amor  en ese sufrimiento y porque es inevitable y saludable que salten la protección y las alarmas cuando se ve sufrir a un hijo. Mucho peor es la frialdad y la indiferencia.

Sin embargo, a veces, un exceso de angustia, lleva a callejones sin salida:

 

 “Es que ya lo hemos intentado todo”  

 “Mi hijo es desordenado por naturaleza”

 “Mi hija es una mentirosa compulsiva”                              

“Es que es muy despistado, él es así, como su padre”                                   

“Mi hija es una vaga, no le gusta estudiar”         

“Es que tiene mucho carácter, por eso siempre se tiene que salir con la suya”

“Mi hijo tiene hiperactividad y es incapaz de concentrarse”       

“Mi hija es muy caótica como el 90% de los niños con altas capacidades”

Los llamo callejones sin salida,  porque siendo verdad, ¿no son verdades demasiado lapidarias (¡cómo pesa una lápida!), para un bebé, un niño, un adolescente o incluso un adulto?

 

Y ahí es donde me gusta mostrar la linterna del sistema, con la que se puede alumbrar alrededor de ese bebé, de ese niño, de ese adolescente y  se pueden la red compleja de relaciones a su alrededor  y con la que los padres pueden entender a los hijos, más como seres en relación y en concreto como seres en relación dentro de un complejo sistema de vínculos llamado sistema familiar.

Porque además de esas verdades lapidarias y partiendo de la base que todos los miembros del sistema familiar buscan su lugar y buscan amor y atención, se iluminan otras verdades (hasta ese momento invisibles) que se centran en el entramado de roles y contrarroles que está gobernando la dinámica familiar.

 

3familias4

 

Y para mí ya surge una diferencia menos asfixiante para todos y es que al hablar de roles y contrarroles parece que suenan algo más livianos, más movibles que una verdad-lápida.

Y cuando hablo de roles y contrarroles es por qué es bueno que los padres se pregunten, si ese conducta, ese comportamiento, ese rol (el desorganizado, la despistada, el mentiroso, la  comodona, el inmaduro, la mandona, etc.) de alguna manera, a lo mejor no tan obvia, lo están alimentando o no (están haciendo el contrarrol complementario o no).

 

“Mi hijo es un desastre, lo pierde todo, ya le he comprado tres agendas”.

“Mi hija no se entera de nada en los estudios, tuve que whatsappear a varias madres para que me dijeran los deberes”.

“Cuando más caso le hacemos, es cuando monta el número”.

“Con tal de que no se enfade, prefiero hacerle caso”

“Le digo que recoja los juguetes, pero es que se eterniza, y  al final los acabo recogiendo yo”

“Queremos que se defienda cuando se metan con él, pero no soporto verle llorar”.

“Se lleva fatal con el hermano y es que el hermano me defiende porque no tolera que su hermana me hable así”

 

 

Otro elemento para la esperanza es que, según la teoría de sistemas, cuando cambia un elemento del sistema, se modifica el sistema entero.

Nos pasa a todos y tendemos a querer que cambie el otro, pero a veces los padres modifican un poco el rol que hacen siempre en una situación conflictiva, es muy posible que cambie todo el sistema.

 

“Preferí que se ocupara su padre con lo de la comida, a mí me ponía demasiado nerviosa, ahora ya no mantiene tanto pulso”.

“Ahora espero un poco más, a veces se me hace eterno, pero al final lo recoge”

“En esta ocasión decidí no intervenir en la discusión de los hermanos, al final llegaron ellos a un acuerdo”.

“Esta vez no montamos tanta bronca cuando nos trajo tan malas notas, sí que tuvo consecuencias porque no estaba cumpliendo su principal obligación, pero también le dijimos que al fin y al cabo era su responsabilidad…él se quedó pensativo”.

chiste-sobreproteccion-infantil1

 

Pobre niño, pobrecito, ¡ay, qué lástima!, si es que es tan pequeñín… ¡¡POBRES PADRES!!