Es paradójico, porque las llamadas redes sociales, que nos conectan con cualquier persona en cualquier rincón del planeta, pueden a veces transformarse en un instrumento que impide la comunicación, el intercambio con nuestros seres más queridos y más cercanos. ¡Menos mal que se ha inventado el pimentero que bloquea cualquier aparato electrónico…!